ARTE CORREO PDF Imprimir E-mail
Escrito por Beatriz Ramirez   
Domingo, 29 de Agosto de 2010 16:13

ARTISTAS INVISIBLES en la Red Postal


Presentación del Libro: Viernes 29.10.10 a las 19 hs. en el MACLA (calle 50 entre 6 y 7 - La Plata - Buenos Aires - Argentina)

Contacto: Gloria Alsina - correo: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 


ARTECORREO

Mail Art – Arte Postale- Netzwerk – Postal Art – Postal Kunst



El artecorreo vía postal, de mano en mano, por medio de postas, utilizando palomas mensajeras, o cualquier otro modo de hacer llegar mensajes ensobrados, ha sido una tendencia caracterizada por la comunicación a distancia y la descentralización, en cuanto a la producción y distribución de piezas de arte.

Desde este posicionamiento ideológico, la tendencia - en todas sus manifestaciones genuinas - se ha opuesto al mercado. Si el dinero rige nuestras vidas y la práctica artística sufre ese control, el valor de las obras se pesa en la bolsa de valores dinerarios.

A lo largo del siglo XX, muchos artistas y también movimientos o corrientes, se ocuparon de buscar otras alternativas.

El caso del mailart es, en este sentido, un modelo revolucionario porque ante el poder de las corporaciones visibles o invisibles, abrió un otro mundo posible del arte poco conocido, porque pagó el precio de la invisibilidad.

Este colectivo de artistas invisibles no admitió categorías ni privilegio alguno.

Si bien las características propias del lenguaje y las estrategias del mail art, han estado directamente vinculadas al medio postal, no por ello cualquier pieza, más o menos decorada, despachada por correo, se puede considerar mail-art.

Las postales editadas o modificadas por los practicantes, los sobres artesanales, las estampillas y matasellos marginales y la ruptura del original (mediante la multiplicación de ejemplares por medio de la xerografía o la xilografía) son algunos de los rasgos más fácilmente observables en esta tendencia.

Pero hay mucho más. Quizás todo comenzó cuando Ray Johnson inició sus propuestas de intervención, enviadas con la invitación “add and pass” (agregar y pasar), que abrieron camino a los proyectos de participación colectiva e interactividad.

Cada pieza del mail-art - conservada en los archivos de los practicantes- todavía abre mil preguntas acerca de su significado, activa en cada quien toma contacto con ella, el asombro, dando paso a la imaginación, con una sencillez hecha a la medida de su precariedad material.

Cada artistacorreo que mantuvo su militancia en los circuitos se transformó – sin darse cuenta- en un archivero de hecho, por la acción mínima de juntar sin ordenar. Un ramassage de restos y residuos poéticos que apelaron al desarrollo de otras búsquedas o una recreación. Consignas, lemas y anti- marcas (sin copyright) se han socializado por medio de publicaciones artesanales, boletines de pequeño formato y magazines, donde quedaron registradas acciones, instalaciones y muestras en lugares y formatos no convencionales. Textos teóricos y declaraciones programáticas, poesía visual, fónica, concreta, poemas proceso, citas, señalamientos, intervenciones y manifestaciones callejeras, fueron conociéndose y compartiéndose, gracias a esta boca de salida innovadora.

El ARTECORREO ha puesto en acto el concepto de arte como forma de vida. Una “forma de vida” materializado en signos y símbolos co-participados, que permitió practicar a quienes quisieran, la libertad de crear y compartir.

Esto ha implicado de por sí la borradura de todo tipo de discriminación de edades, género, etnias, clases sociales o profesiones. De estas estrategias intercambio horizontal, se desprendió un tejido de redes críticas de resistencia, nacido de un impulso disruptivo de remoción de valores.

En muchos casos, los practicantes de la tendencia han utilizando lemas con los que sellaban sus envíos, tales como NATURE IS LIFE, SAVE IT (la naturaleza es vida, sálvala) o juegos formales con la palabra PAZ que cambiada la orientación su última letra puede transformarse en PAN. (cfr. Clemente Padín).

¿Quiénes han sido entonces estos artistas invisibles?

Respondieron a un paradigma reversible. Fueron invisibles para los canales del arte y visible para estos otros circuitos de redes. De un lado el arte convencional y por el otro un juego casi anónimo de comunicación a postal que abrió el primer network de intercambio a distancia.

Ser invisible en los tiempos del terrorismo y todas las posibles formas de los poderes que se apoderan de la vida de los pueblos, ha sido y es una bendición y un refugio acompañado.

Durante las dictaduras militares que ensangrentaron a nuestra América del Sur, fueron muchos los casos de compañeros detenidos.

Gracias a la fuerza del intercambio en red, se crearon estrategias para conseguir su aparición y posterior libertad.

No podemos hablar de una sola red, porque ninguno de los practicantes puede saber cómo y cuál es su extensión, ni quienes son todos los que la han ido ampliando y re-tejiendo.

Por esta razón (a pesar de que casi todos los veteranos, que todavía vivimos y practicamos esta “forma de vida”, estamos documentando y escribiendo) sabemos de antemano, que NADIE PODRÁ ARROGARSE EL DERECHO A ESCRIBIR UNA HISTORIA OFICIAL DEL MAIL-ART.

En todos los casos hablamos de lo que hemos vivido y contactado aleatoriamente. Tejidos del tiempo, enlazados en una urdimbre espacial, global y a-territorial.

Una manera simple y coloquial de extraer la poesía de la vida misma, que aún hoy manifiesta la expresión de una personalidad colectiva, imposible de ser entendida, sin el compromiso de una práctica de acción directa.

El artecorreo no tiene entonces una sola historia, aunque frecuentemente se lo conecta con Ray Johnson, quien pudiera ser quien haya inaugurado una posible primera red de arte en co-rrespondencia.

Ray nació en Detroit en 1927 y estudió en la Universidad de Santa Carolina del Norte, en el Black Mountain College, un lugar de permanente experimentación y creación artística pensado como laboratorio de arte. Como buen rebelde, en una época en que los artistas comenzaban a trabajar en telas de grandes dimensiones, él eligió los pequeños formatos, excluyéndose a sí mismo del apoyo de la crítica, del mercado del arte, de las exposiciones con premios y de todo tipo de venta de obra.

Si bien fue un artista con una sólida formación en el campo de la experimentación - que compartió con personajes tales como Robert Rauchemberg y John Cage- a partir de su decisión de automarginarse del sistema, supo encontrar su rol y su perfil conceptual. Fue una suerte de animador que trabajaba para un contexto en el que primaba el valor de lo colectivo. Se definió posteriormente a sí mismo, como un puente un mediador, un HOMBRE en el MEDIO.

Es unánimemente considerado como el padre o el fundador del mail-art, aunque él mismo lo negara, prefiriendo señalar a su amigo Edward Plunket, quien inauguró, en 1956, lo que dio en llamar la Escuela de Correspondencia de Nueva York. A

Ray Johnson no le terminó de conformar este primer nombre y al poco tiempo lo cambió por varios otros juegos de palabras, como el de Correspon-dance School.

Vittore Baroni, uno los más del arte postal fundacional, dice que Ray inauguró “…un arte socio-revolucionario, entendido como proceso de intercambio entre diversos individuos.”

Si tuviéramos que referirnos al contenido de su obra, a la que él no consideraba como tal, diríamos que ha estado siempre ligada a las asociaciones, por sus propuestas de agregar y pasar. Estas incitaciones o invitaciones a la intervención del algún cualquier otro, las materializaba en soportes postales pequeños, en los que entremezclaba palabras e imágenes en forma de montajes y superposiciones, xerografías, o algunos íconos que permanecen en la memoria de quienes, sin conocerlo personalmente, recibimos sus MOTICOS, enunciado con el que se lo identifica, del mismo modo que a Raushemberg por sus combines, a Calder por sus móviles o a Schwitters por sus construcciones merz.

Cuando se le preguntaba si consideraba al mail-art como una forma de arte él decía:

Los contenidos son los contenidos, la estampilla es la estampilla, la dirección postal es la dirección postal. Su pregunta lo aclara. Cuando usted dice ¿es ésta una forma de arte? esa es la forma de arte”.

Siempre contestó de manera arbitraria y hasta hermética.

Tanto los MOTICOS como sus Nothings, aparecen como marcas de su rol y su perfil mediador.

Se podría llegar a pensar en una comunidad de practicantes del mail art, que se funda en el respeto a la diversidad y el sentimiento de pertenencia a una fraternidad intercontinental.

Como las semillas de Dadá, el artecorreo ha volado por afuera del tiempo, creando y recreando constelaciones aún inexploradas.

Podemos vincular a esta tendencia con el arte contemporáneo, junto con Dada y Fluxus y otros movimientos ligados a la poesía y al arte experimental.

Si consideramos algunas aventuras innovadores de la vanguardia Futurista, podríamos remontarnos a 1914, con los telegramas de Marinetti, comprometidos con el signo de la velocidad.

Aunque por su idiosincrasia, el artecorreo está firmemente ligado a Dadá, como provocación anti-institucional y antimaterialista. Entonces pensamos en Marcel Duchamp, cuando en 1916 realizó su proyecto denominado Rendes-vous del domingo 16 de febrero, enviando a sus vecinos y mecenas una serie de tarjetas postales que daban cuenta del desarrollo de su obra El Gran Vidrio. O también otras postales de hojalata, que remitió justamente a los futuristas.

En el caso de Fluxus se trató de un colectivo internacional de “artistas totales” que hizo su aparición en los años cincuenta, rompiendo de hecho con cualquier estructura de pertenencia. Caracterizado dentro de la máxima inclusividad interdisciplinaria, se manifestó como una puesta en acto nómada de eventos mínimos de la vida cotidiana, ligada a una sensibilidad político revolucionaria.

Este colectivo – siempre cambiante y definidamente internacional- promovió la idea de anti-arte viviente. Un concepto particularmente lúdico, manifestado por medio de acciones banales o procesos puramente mentales, en los que recurrentemente utilizaron algunos fetiches como sombreros, raquetas de ping-pong, máscaras, bocas, nalgas, zapatos y partituras. Todo documentado por medio de pequeñas, simples y parsimoniosas publicaciones, casi siempre imaginadas y editadas por los mismos practicantes.

Fueron características las remesas de textos, partituras y curiosas latas (que decían Fluxkit o Fluxbox) conteniendo objetos secuestrados del consumo. Happening, intermedia y arte de correspondencia, son todos ellos términos introducidos por primera vez gracias a Fluxus.

Los exponentes del grupo, produjeron páginas de sellos postales (a las que denominaron Flux Post) y participaron en los Flux Post Kits que promocionaba Maciunas con matasellos, estampillas, envases, cassetes y cartas, propuestos como múltiples, en tiradas cortas.

Utilizando los contactos con varios cómplices del movimiento, estas acciones se empezaron a esparcir por el mundo. Los autores más activos en la movida postal fueron entre otros:

Robert Watts (desaparecido en el año 1988) quien produjo muchas emisiones de estampillas, la última de ellas en 1986.

Dick Higgins y Ken Friedman con sus listas-catálogo con direcciones postales que crecieron y se expandieron hasta el límite de lo in- controlado.

Robert Fillou (teórico de la comunicación entre artistas) y creador del concepto de Eternal Network, traducido por él mismo como Fiesta de Creación Permanente.

Ben Vautier (con varios timbres y postales “imposibles” como la proverbial titulada “la elección del cartero”, con direcciones diferentes – en el anverso y el reverso- que obligaban al “postino” a escoger al destinatario).

Milan Knizak (que en 1965-66 despachó miles de comunicaciones con instrucciones específicas a personas cuya dirección figuraba en la guía telefónica de Praga).

On Kawara quien fue enviando, cada día, un telegrama en el que comunicaban su buen estado de salud.

George Brecht, Nam June Paik, Joseph Beuys y otros tantos europeos, japoneses y latinoamericanos como Martha Hellion y Felipe Ehrenberg, junto a tantos otros más, que integraban la cauda de fluxus.

El “collagista” Ray Johnson, personalísimo practicante de la correspondencia creativa, aún siendo considerado un miembro newyorkino de Fluxus, colaboró sólo esporádicamente en alguna antología.

La simpatía de Johnson hacia Fluxus fue confirmada por Maciunas quien, en su detallado “diagrama” de la historia del grupo lo incluyó; al tiempo que destacó preferencialmente a Robert Fillou, por su carácter de enunciador original del término mail art.

Las frecuentes manifestaciones colectivas de Fluxus (festivales, conciertos, acciones callejeras = events) tuvieron mucho en común con las estrategias que serían el sostén del artecorreo (mail art) y quizás una de las inscripciones más atinadas del actual arte de acción.

El proyecto “This Is Not here” de Yoko Ono, en colaboración con John Lennon, realizado durante 1971 en el Everson Museum of Fine Arts of Syracuse, presentaba un ejemplo de “escultura de agua” compuesta por multiplicidad de botellas, enviadas por varios artistas, en respuesta a una convocatoria hecha por vía postal. La artista japonesa recibió los envíos y luego llenó de agua a todos estos contenedores, completando así la obra colectiva.

También participaron con algunas experiencias de carácter postal, algunos realizadores franceses del Nouveau Réalisme, que intercambiaron, a mediados de los años 50’, estampillas y matasellos. Tales los casos de Yves Klein, Arman, Christo y Daniel Spoerri, algunos de los cuales confluyeron en Fluxus.

Varias otras tendencias del arte contemporáneo manifiestan puntos de contacto con el Mail Art (el Lettrismo, L’Internazionale Situazionista, el Arte Povera, la Narrative art, etc.) pero en ningún caso con la misma fuerte afinidad electiva que, hasta hoy, liga a los artistas postales (mailartistas, artistascorreo) de todo el mundo al “espíritu de Fluxus”. (V.Baroni, ARTE POSTALE 11-14/97)

Desde una mirada más cercana, enfocando la América del Sur, nos encontramos con los poetas concretos y visuales de Brasil, Chile, Uruguay y Argentina (1960-70), que tuvieron una enorme presencia e influencia en el intercambio en red.

Tales los casos de Waldemir Díaz Pino, Haroldo Campos, Neide de Sá, Avelino de Araujo, Fernando Aguiar…. y muchos más en Brasil quienes junto a Guillermo Deisler en Chile, Clemente Padín en Uruguay y Edgardo-A Vigo en Argentina, pueden ser presentados como pioneros del Río de La Plata.

Pero a diferencia de todas estas posibles inscripciones, el ARTECORREO inauguró, la interactividad entre artistas y no artistas de todo el planeta. Junto a estas otras prácticas marginales, refundó ese no lugar de las intervenciones urbanas, la acción performática y las obras efímeras, que parece ser el emergente principal del arte contemporáneo.

Quizás la semilla, o una de las tantas semillas que vuelan por afuera del tiempo, mezcladas, en una siembra al voleo, con las de Dadá, nutran el concepto de Eternal Network acuñado por Robert Fillou, que todavía alimenta la memoria de una utopía realizable. Un intercambio eterno en red que supera las posibles diferencias entre éste o aquel medio de comunicación. Una comunidad global, integrada por gentes que nunca se encuentran en persona y no tienen por qué acordar en sus conceptos acerca de la vida y mucho menos del arte.

El Mail Art, en todas sus variantes, inició el diálogo intercultural y tejió las primeras redes de comunicación instrumental a distancia, que preñan algunas prácticas del NET-art y de muchas manifestaciones del arte expandido, a partir de las raicillas rizomáticas flotantes, en una modernidad en la que se han licuado todos los tiempos.

¿Nadamos a la deriva entre la yuxtaposición de presencias no-finitas?

Las espirales laberínticas de la implosión multimedial pueden redimirse, si nos aventuramos a re-unir y des-brozar, los fragmentos de estas prácticas, en las redes internáuticas de la realidad virtual.


La Plata, agosto 2010

Para Proyecto Cruz del Sur

Graciela Gutiérrez Marx

Última actualización el Sábado, 18 de Septiembre de 2010 18:53
 

Patrocinadores

Auspiciado por:
-ESFUERZO ARGENTINO- -100% Tracción a Sangre- -AHIN co. Trabajo-